Técnicas para ser un maestro del placer con las manos

Técnicas para ser un maestro del placer con las manos

Técnicas manuales nivel 1:

Cuidado con las uñas, recuerda cuando te estás dando placer a ti misma, cuando hay un rasguño accidental en lugar de placer sientes dolor, es lo mismo, toma la cosa con confianza, pero con cuidado.

Acerca la mano poco a poco hasta el cinturón y después frota por encima de la ropa, baja el cierre de su pantalón, sino te dice nada es que le está gustando…

 

 

Técnicas manuales nivel 2:

Toma el pene con toda tu mano. Quizá en un principio su amiguito está en estado de reposo, así que con tres dedos (pulgar, índice y medio) toma el pene y con los otros dos (anular y meñique) acaricia los testículos, pues ahí está el truco. Sentirá más la estimulación de la que puede soportar.

Ocasionalmente puedes pasar el pulgar por el glande, pues esta es una zona muy sensible, pero al mismo tiempo altamente erógena.

Esta parte del cuerpo es muy sensible, comienza suavemente, háblale al oído y dile cosas provocativas, conforme el pene se vaya poniendo erecto ve masturbándolo con más presión, mueve tu mano de arriba hacia abajo, si no estás segura puedes preguntarle si desea más presión, si te la pide pues ponle más ganitas, tornearás tu brazo. Mantén el ritmo y continúa amasando como buena cocinera, hasta… bueno, terminar.

Técnicas manuales nivel 3:

Si te cansas usa ambas manos o alterna con sexo oral (para el sexo oral recuerda siempre usar condón (hay de sabores)). Es muy importante que no te olvides de los testículos, date tiempo para acariciarlos. Hay una zona detrás de los testículos, pero sin llegar al ano, muy sensible que vuelve locos a los hombres, se llama perineo. Intercala caricias entre el glande y esta zona o si te es posible estimula los dos al mismo tiempo. La combinación glande/perineo es la ganadora.

Si quieres que él sienta rico no pierdas el ritmo, sé constante. Si tienes miedo a lastimarlo usa un poco de lubricante. Eso te ayudará, reduces molestias, lo haces más divertido y tus movimientos son más agradables. La comunicación es importante, no dejes de preguntarlo cómo lo quiere o si estás haciendo bien tu chamba, agrega al final de tu pregunta un “papito” o “mi rey”, le encantará.

Por cierto, procura no tener las manos frías.

Cinco conversaciones sobre sexo

Cinco conversaciones sobre sexo

Para muchos en la actualidad, especialmente para los más jóvenes, el sexo no hay que pensarlo ni conversarlo, solo hay que vivirlo. Sin embargo, si se desea mantener una relación estable y gratificante, la sexualidad no solo hay que experimentarla, sino que hay que hablar también acerca de ella para lograr un mejor conocimiento de la pareja y alcanzar un buen desempeño en la intimidad, que satisfaga a ambos.

1. Frecuencia sexual

¿Siente que desea más encuentros íntimos que los que tiene? ¿O prefiere menos, pero con mayor calidad? ¿Que su trabajo o el rol de madre, padre o hijo, o los de su pareja desplazan el sexo? No se calle, hable con su cónyuge, negocien, porque la frecuencia de las relaciones sexuales genera muchas dificultades: “Yo quiero más, tú no me das tanto”, “¿Cómo vamos a tener sexo si aquí están los niños?”, o “¡tu mamá puede escucharnos”! Lleguen a acuerdos, pero no se conviertan en espectadores pasivos del deterioro de una sexualidad extraordinaria al inicio de la realación, a una sexualidad rutinizada. No hagan el acto sexual por cumplir un requisito, sino, porque lo desean de verdad.

 

2. Prácticas y formas

Converse sobre las prácticas sexuales que más le gustan y acerca de aquellas no lo están haciendo sentir cómodo y diga qué otras no está dispuesto a experimentar. Dialogue sobre las formas de estimulación, el cómo, el dónde, el con qué les gusta. Los sitios, las vestimentas, si con luz prendida o apagada. Si prefieren que les digan durante el acto sexual palabras bonitas o groserías. Si le encanta un ritmo lento, rápido, rudo. Converse si está contento o no con el preludio, lo que le gusta que le hagan antes del coito. Y recuerde que prácticas como sadismo, fetichismo, tríos, swinger, deben ser conversadas y convenidas, no presionadas.

3. Tabúes y miedos

Hay temas vedados en una relación y hay que hablarlos, como el hecho de saber si la pareja se masturba o no. Casi siempre las parejas terminan individualmente masturbándose porque es un tabú contárselo a su cónyuge y a veces es válido saberlo, porque en muchas ocasiones, la misma pareja puede ayudar y esto puede llegar a ser saludable para la relación.

Del sexo mismo incluso no se habla porque se considera sucio, pecaminoso, penoso hablar del asunto. Hay que vencer esos prejuicios. Si es una persona que dialoga libremente con su pareja de la relación sexual le va a permitir conocer cómo funciona su cuerpo, qué le gusta en el sexo, cómo, cada cuánto prefiere y eso es clave.

 

4.Detonadores de placer

Indague sobre esa forma o práctica sexual que le enciende la chispa al otro y detona su placer, para permitirle concluir al final que tuvo un muy buen desempeño. Empiece por conocer bien sus propias zonas erógenas para explorar y conocer las del otro.

Tenga en cuenta que no solo se puede llegar a un orgasmo a través del coito. Muchas son las parejas que lo buscan únicamente a través de esta forma, pero se puede llegar a él también a través del sexo oral, la automasturbación o la heteromasturbación (masturbación mutua) o con la ayuda de un juguete sexual… Hay que hablar sobre todas las otras posibilidades de llegar al orgasmo.

 

5. Cambios corporales

Cuando mujeres y hombres no se sienten atractivos, se han engordado, sienten que tienen un cuerpo defectuoso o han pasado por experiencias corporales difíciles, afectan su desempeño en la sexualidad y se coartan.

Antes que hablar optan por huirles a las relaciones, a no desnudarse, a taparse con la cobija, a no quitarse toda la ropa, a permanecer con la luz apagada. Así que hay que hablar sintapujos, con total desnudez, de los cambios en el cuerpo, de la valía propia.

Ese es uno de los diálogos más incómodos y menos posibles, pero es muy útil a la hora del juego y los preámbulos sexuales que son tan interesantes.

Qué hacer si te encanta el sexo oral, pero a tu pareja no

Qué hacer si te encanta el sexo oral, pero a tu pareja no.

Por increíble y necesario que sea el sexo, las parejas no suelen concordar en gustos. Lo que a uno le gusta, a la otra le parece desagradable o incómodo, así que las experiencias se ven limitadas y se cae en la monotonía.

  • Pedir. Tal como lo decía tu abuelita: “En el saber pedir está el dar”. Debes buscar la forma de que tu pareja entienda por qué ésta es una experiencia importante para ti, y que den con alternativas que hagan que ese momento sea placentero para los dos.
  • Sabor. Si a tu pareja le molesta el sabor y olor de tus genitales, pueden integrar lubricantes y/o condones de sabor.
  • Alternativas. Acuérdate que cuando se trata de tu sexualidad, por cada “no” que des, debes proponer un “Sí”. Es decir que por cada cosa que no estés dispuesta a hacer o intentar (como el cunnilingus o la felación), debes proponer una alternativa, algo que te gustaría probar. El chiste es que no limites a tu pareja, sino que le des opciones.
  • Higiene. Darse una enjuagadita antes de entrar en acción ayudaría mucho a evitar el problema de los malos olores y sabores.
  • Baño. Para entrar en calor, pueden matar dos pájaros de un tiro y bañarse juntos. Además de asegurarse de que el otro se lave bien aquellito, pueden aprovechar el calor y la humedad del momento.
  • Previo. Al igual que con la penetración, no puedes irte directo por el premio mayor. Usa tu boca para reconocer el territorio, juguetea con las zonas aledañas. Así dejas que tu pareja se mentalice y espere con ansias el contacto con tu lengua.
  • Calma. ¿Alguien te está correteando? Tómatelo con calma. Deja que las cosas fluyan poco a poco.
  • Imaginación. Seguramente, debes de tener ganas de hacerle algo diferente a tu pareja. Prueba esos movimientos y sorpréndela.
  • Comodidad. Para maniobrar a gusto, deben estar cómodos; así que busquen una postura que les permita disfrutar la experiencia al máximo.

Bro Job, el sexo entre hombres no homosexuales

Bro Job, el sexo entre hombres no homosexuales.

Todo cuanto se refiere al sexo es de interés general, sobre todo cuando se trata de quién lo hace con quién, ¿no te has dado cuenta? A pesar de que ya hay mayor aceptación de la diversidad sexual, aún nos sorprende el saber que las prácticas de ciertas personas no se ajustan a los convencionalismos sociales y tal vez sea el caso del Bro Job.

¿Qué significa Bro Job?

De hecho, hace unos días, diversos medios de comunicación  internacionales retomaron un extracto del libro Not Gay: Sex Between Straight White Men (Gay no: Sexo entre hombres heterosexuales blancos), en el que la doctora Jane Ward, profesora de la Universidad de California, habla del “bro job” (Brother =hermano+Blowjob=sexo oral).

Palabras más palabras menos, este concepto hace referencia a los encuentros sexuales entre hombres que se asumen como heterosexuales; práctica que, según la doctora, Ward es más común de lo que imaginamos.

Como no queríamos quedarnos dudas, le pedimos a nuestra columnista Irene Torices Rodarte que nos hablara un poco más del tema.

Para empezar, debes saber que Bro Job es una palabra nueva que se usa para referirse a una práctica sexual milenaria. De hecho, se cree que los hombres ya sostenían encuentros sexuales entre ellos, desde la prehistoria.

Obviamente, al ser una práctica tan antigua, existen otros términos relacionados con ella. Tal vez, el más común sea el de heteroflexibles (Straight Guise); palabra usada para denominar a aquellos hombres que se asumen como heterosexuales, pero que, ocasionalmente, sostienen relaciones con otros hombres (HSH).

El contacto entre heteroflexibles puede ir desde unas caricias leves, hasta la penetración, pasando por las caricias que causas excitación y la felación.

Para que se dé este tipo de encuentros, dijo, puede existir cierto tipo de atracción física, pero no es indispensable. De hecho, pueden darse cuando se registra cierto grado de alcoholización o un deseo de someter y dominar al otro, pues se le ve como un ser más débil.

Cómo es entrar a un sex shop por primera vez…

Cómo es entrar a un sex shop por primera vez…

Como tú, hay un montón de gente que en su vida se ha parado en una Sex Shop. Por prejuicios, solemos creer que las personas que asisten a estos lugares son pervertidas o adictas al sexo. Sólo un enfermo compraría un tapón anal (butt plug), un látigo o un consolador, ¿no? ¡Error!

Es más, en una Sex Shops puedes encontrar toda una serie de juguetes y artículos que lo mismo puedes disfrutar con tu pareja, que usar para conocer mejor tu cuerpo. Así que es momento de olvidarte de la pena y el miedo y entrar a una de estas tiendas.

Si te preocupa hacerlo sola, puedes ir con algunas amigas, o decirle a tu pareja. Créenos que no se negará, y posiblemente agradecerá la iniciativa para darle un poco de sabor y variedad a sus encuentros sexuales.

En cuanto cruces las puertas de la Sex Shop, recórrela como cualquier otra tienda. Detente y analiza cada uno de los productos que venden. Contrario a lo que suele pensarse, no sólo hay vibradores, esposas y disfraces. En ellas, puedes encontrar lubricantes, anillos, lencería, polvos comestibles, columpios, bolas chinas, látigos, películas, máscaras, arneses, velas, cremas y condones, por mencionar sólo parte del inventario.

Cuando tengas alguna duda, acércate al encargado o los vendedores y pregúntales. Créenos que no te van a ver feo, no se van a persignar y pensar que eres una dañada. Además, su trabajo es atender al público… ¡y vender!

Olvídate de tus prejuicios y anímate a comprar alguno de los productos que llamen tu atención. Te sorprenderá saber que la mayoría vienen con instrucciones, así que difícilmente podrás equivocarte a la hora de usarlos.

Lo más importante es que recuerdes que tienes derecho a disfrutar tu sexualidad como mejor te parezca. Si descubres la magia de los vibradores o las bolas chinas, perfecto; pero si no te sientes cómoda, tampoco tienes por qué usarlos. Lo único que pedimos es que abras tu mente y no te cierres a nuevas experiencias.

http://ideasqueayudan.com/sexo/

Sexo Tántrico

Sexo Tántrico

La mayoría de la gente sigue en un, dos, tres y listo. Sólo buscan el placer, durar lo máximo posible… el sexo tántrico va más allá de eso.

El sexo tántrico se basa en encuentros más duraderos y relajados, sin prisas… con besos profundos, abrazos con gran conexión emocional, múltiples juegos eróticos y rituales, sintiendo como fluye la energía por tu cuerpo y se funde con tu pareja.

La idea es que los hombres aprendan a tener orgasmos sin eyaculación, lo que implica tener un alto control sobre ésta. El orgasmo y la eyaculación son dos procesos diferentes, pudiendo tener un orgasmo o varios de ellos sin eyacular.

El tantra propone eyacular una vez cada diez actos sexuales, ya que se pierde energía sexual con cada eyaculación. De esta forma la energía sexual no se pierde, sino que se utiliza para un nuevo acto sexual.

En el Tantra, la mujer es el eje principal, es la energía renovadora y pura. Ella desempeña un papel de iniciadora y maestra de la sexualidad.

 

¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer?

 ¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer?

Han pasado años y años, la gente intenta probar si existe  la amistad entre un hombre y una mujer.

“Amigos con derechos”, expresión que me suena más a consuelo que a sentimiento, recuerdo experiencias personales y descubro que sigue tratándose de un vínculo para la mayoría de los hombres y mujeres. Cuando nos preguntan qué pensamos sobre el tema por lo general opinamos con la autoridad de las frases hechas y las certezas ajenas, fórmulas que efectivamente fracasan cuando toca ponerlas en práctica. Somos humanos, y vivir no es otra cosa

Aunque hoy estén forjadas a WhatsApp y pocas tardes de café, y pese a que muchos creen que “like” es un sinónimo, a mi entender la amistad es un tesoro que trasciende cualquier banalidad, incluido el mandato de la carne.

La RAE la define como un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. Por eso mismo creo que deberiamos hablar con propiedad y resignificar el término “amante”, tan injustamente aplicado a las relaciones ilegitimas (sexo fuera del matrimonio) pero que en rigor describe al amigo con beneficios,

Pues se trata de alguien por quien tenemos un afecto interesado. A no engañarse: así sea buena persona y gran confidente, un amigo con derecho a roce es un amante. Un amigo es otra cosa.

El contacto visual excita

El contacto visual excita

Hay personas que no se dan cuenta de la relación que existe entre sexo y contacto visual, el mirarse de vez en cuando durante el acto sexual puede incrementar notablemente la excitación, y puede transmitir mucha información sin intercambiar una sola palabra.

 

El contacto visual es un método de comunicación no verbal muy interesante durante el sexo. Quizás no te habías percatado, pero nuestros ojos son capaces de transmitir muchas emociones. En cambio, la palabra incorrecta en el momento menos apropiado es capaz de acabar con toda excitación sexual.

 

 

Tampoco se trata de mantener la mira fija el uno en el otro mientras practicas el coito, sino de crear es vínculo que podés tener, donde una simple mirada ya dice cosas como te quiero, vayámonos ya, o qué pesada es esta persona que tenemos en frente.

Básicamente, en lo que se refiere a sexo y contacto visual, debemos sentirnos cómodos con ese cruce miradas, que no nos resulte molesto ni nos transmita una sensación rara de ser observados, e ir poco a poco. Podemos probar con mirar a nuestra pareja un poquito cada vez que tengamos sexo, e ir viendo cómo reacciona y si a nosotros mismos nos gusta.

 

 

El contacto visual en el sexo es positivo porque ayuda a conectar, lo que mejora la empatía y la estimulación sexual durante el coito. Es una manera de ir más allá del contacto físico, y lograr un profundo contacto emocional. Y repito, no hace falta quedarse embelesado mirando todo tiempo, se trata de mirarse de vez en cuando, de cruzar miradas cómplices.

¿Tener sexo afectaría en el rendimiento de los jugadores en este mundial?

¿Tener sexo afectaría en el rendimiento de los jugadores en este mundial?

El mundial de fútbol ha empezado y la atención del mundo está en Rusia 2018, donde ya se empieza a debatir este tema.

Desde el punto de vista de la medicina, hay un debate que renace en cada justa mundialista: el de la actividad sexual de los futbolistas.

¿Deben los entrenadores permitir que sus futbolistas tengan relaciones sexuales durante los días de concentración o debe esa actividad debe ser prohibida hasta que concluya su participación deportiva?

Los técnicos dicen, que no permitan que sus jugadores tengan relaciones sexuales en la concentración, las relaciones sexuales tienen un “componente espiritual” que puede alterar el equilibrio de los jugadores.

La ciencia demostró que no hubo diferencias significativas en el rendimiento físico entre los futbolistas que no tienen sexo con los que si tienen sexo,  ambos grupos expresados en poder anaeróbico, concentración de oxígeno sanguíneo y trabajo cardíaco.

Pequeños hábitos para que tu pareja nunca se vaya de tu lado.

Pequeños hábitos para que tu pareja nunca se vaya de tu lado.

Tenemos que cuidar la relación y protegerla del desgaste del día a día, y en consulta, es una de las primeras preguntas que les hago a las parejas para conocer cómo se las manejan para mantener su conexión sexual.

Tu relación de pareja tiene un gran peso en tu bienestar y en tu calma interior. Cuidarla te proporcionará equilibrio emocional, salud y una actitud vital y proactiva en tu propio día a día.

La buena noticia es que hay algunas pequeñas rutinas diarias que mejoran la conexión emocional con tu pareja:

Despídete con un beso

Abre una conversación picante de unos 20-30 minutos para relajaros. Esto implica activar el modo escucha, no buscar ni soluciones ni consejos y acompañar con gestos cariñosos.

 

Abre una conversación picante de unos 20-30 minutos para relajaros. Esto implica activar el modo escucha, no buscar ni soluciones ni consejos y acompañar con gestos cariñosos.

A la hora de comer manda un watsapp a tu pareja con un mensaje afectivo y/o íntimo (prohibido hablar SÓLO de lo que falta en la nevera o de quién va a buscar a los niños).

30 minutos de ejercicio juntos. Subir las endorfinas juntos siempre funciona.

Antes de dormir, caricias durante 3 minutos…y hasta 10; o lo que surja. Los abrazos son una fácil medicina anti-estrés para acabar el día.